Guatemala / Historias de superación

“Hay oportunidades, sólo tenemos que estar chispudas para aprovecharlas”

Hay oportunidades, sólo tenemos que estar chispudas para aprovecharlas – Margarita Elizabeth Tojil Lopez

Compartimos la historia de una de las niñas del Programa de becas de la organización guatemalteca Fundap, que Mainel está apoyando desde 2005. Esta historia nos muestra las enormes diferencias entre el norte y el sur para los niños y niñas. Con jóvenes así, el futuro se ve con esperanza:


Soy Margarita Elizabeth Tojil Lopez. Actualmente estudio primero básico en el instituto de educación básica de la comunidad. Vivo en la aldea Cuchuapán, Champerico, Retalhuleu.

Aunque soy muy tímida, cuando trabajo con las plantas y los niños me transformo. Me gusta mucho estar rodeada de la naturaleza y de la alegría de los más pequeños.

Para ayudar a mi familia trabajo en las parcelas de mis vecinos, ayudándoles en las tareas de siembra, limpieza y cosecha. Esto lo hago en horario de 5:00 a 12:00h. Por las tardes estudio y el fin de semana apoyo a mis hermanas cuidando a mis sobrinos mientras ellas trabajan.

Creo que fue precisamente cuidando a los niños como nació en mí el interés por ser maestra de párvulos. Sueño que un día pueda trabajar en mi comunidad enseñando a los más pequeños.

Desde hace cuatro años recibo una beca y también acompañamiento y he aprendido mucho, pero sobre todo, a saber que hay oportunidades, que sólo tenemos que estar muy “chispudas” para aprovecharlas.

En el grupo de niñas becadas de Tetalhueu, tenemos una frase: Los sueños, el estudio, el trabajo y la alegría son los ingredientes del éxito.