RD Congo / Proyectos

Promoción de la mujer y acceso a la cultura y al deporte para jóvenes

Promoción de la mujer vulnerable y acceso al deporte y la cultura para chicas y chicos de la población rural de Kanzenze
  • Contraparte local: Religiosas Pureza de María
  • Subvención: 10.206,88 €
  • Fecha de ejecución: 07/03/2018 – 06/03/2019
  • Financiador: Ayuntamiento de Murcia

El proyecto propone la creación de un espacio lúdico-cultural para niños, niñas y jóvenes de Kanzenze, así como la financiación de proyectos de emprendimiento de mujeres vulnerables.

En la primera fase se creará un espacio protegido rodeado de valla metálica que abarca pistas de voleibol y baloncesto, un hangar cubierto y un gran espacio vacío que está al lado de la parte deportiva del Instituto Uzima. A este espacio se suma también una sala polivalente que ya se ha empezado a construir, pero que necesita ser finalizada para estar a pleno uso. Este espacio, anexo al Instituto Uzima, puede funcionar de manera independiente. Es decir, el Instituto funciona por las mañanas, pero el espacio lúdico y deportivo estará siempre abierto para todos. Los niños y jóvenes cuentan con la presencia de algún adulto o educador que está con ellos en las actividades, y no tienen además otros peligros asociados a la falta de un espacio adecuado.

Teniendo en cuenta las inquietudes de los jóvenes que utilizarán el espacio, se han programado diversas actividades extraescolares dirigidas por monitores y monitoras: Fútbol, baloncesto y vóley; Música y coro; y Grupo de participación juvenil.

Por otro lado, el proyecto impulsará la financiación y supervisión de proyectos económicos de mujeres del medio rural en especial situación de vulnerabilidad y riesgo. Son proyectos que no suponen un coste elevado, pero que pueden cambiar la vida de toda una familia. Todas ellas son mujeres creativas, valientes, trabajadoras, honestas, que viven en Kanzenze. Todas ellas se hacen cargo, con admirable tenacidad y responsabilidad, de sus familias, especialmente de la formación y los estudios de sus hijos. Todas ellas hacen frente a situaciones difíciles. Y muchas veces tienen que luchar solas, bien sea por viudez, por abandono del cónyuge, por problemas de violencia doméstica, por contextos complicados… Cada una, por propia iniciativa, presenta un proyecto de desarrollo: agrícola, de cría de animales o de pequeño comercio. Son proyectos que dan acceso a estas mujeres a un fondo con el que empezar alguna actividad, en la que ellas se encargan de la elaboración y de la gestión. Los beneficios les permiten después invertir una parte en paliar las necesidades familiares y otra en invertir de nuevo, generando riqueza para ellas y para el poblado, a través de la movilización de la economía local.