Apostamos por la energía sostenible para mejorar la atención del centro Heri Kwetu

En Bukavu se encuentra el Centro de Rehabilitación para Personas con Discapacidad Heri Kwetu, que significa «felices en nuestra casa» en swahili. Heri Kwetu es desde 1979 el único centro especializado en discapacidad de la zona, y organiza y desarrolla actividades de rehabilitación comunitarias para contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas que viven con discapacidad, priorizando a las personas en situación de vulnerabilidad y discriminadas a muchos niveles, a causa de los prejuicios culturales y la falta de sensibilización.

El centro Heri Kwetu no cuenta con ayudas públicas, siendo la propia población beneficiaria la que paga los servicios recibidos. Pese a la gran labor que desempeñan, su trabajo se ve ralentizado e incluso parado por los constantes cortes de luz, problema que les obliga a usar un generador con motor de gasolina, con el gasto económico y medioambiental que supone (una media de 1200€ al mes).

Para que el centro siga brindando sus servicios a la población, este año la Fundación Mainel y Energías Sin fronteras se unieron para poner en marcha un proyecto financiado por el Ayuntamiento de Murcia que está beneficiando a 4.088 personas directamente.

Energía eficiente, asistencia eficiente

El proyecto consiste en la instalación de paneles solares con batería en el hospital y el internado del centro Heri Kwetu que les permita tener luz todos los días proveniente de energía limpia y asequible. El acceso a esta energía limpia está logrando que se brinde atención sanitaria cuando anochece (en Bukavu se pone el sol sobre las 6 de la tarde), una mejor atención en las operaciones quirúrgicas, un aumento de los pacientes tratados al día, y una mayor eficiencia en los talleres de costura, carpintería y en los talleres de prótesis.

En el primer semestre del proyecto, en el hospital del centro Heri Kwetu se han instalado placas solares dejando a un lado el uso del fuel del generador, y por tanto bajando los niveles de contaminación y de ruido. En el internado del centro serán instaladas próximamente las placas solares para que los menores mejoren su ocio y su estudio en las noches, y también será un elemento de seguridad.

Por otro lado, los protocolos sanitarios establecidos por el gobierno para frenar el COVID-19 han afectado la manera de llevar a cabo algunas actividades programadas en el segundo semestre, como las jornada sde sensibilización sobre los derechos de las mujeres y sobre discapacidad, que se tenían programadas de manera presencial y finalmente se llevarán a cabo a través de la radio.

Pese a las dificultades, se espera culminar el proyecto en marzo de 2021 para que los usuarios puedan gozar de los servicios del centro todo el día y seguir contribuyendo con la mejora de la calidad de vida de las personas que viven en la zona.