Proyecto piloto de innovación tecnológica en Guatemala con el apoyo de la AECID

La UPV, FUNDAP, y Mainel llevarán a cabo una experiencia piloto en Guatemala para acercar los medios de fabricación digital a 6 cooperativas artesanales del país, gracias a la financiación de la AECID.

La Agencia Española de Cooperación para Desarrollo (AECID) ha aprobado en la convocatoria de propuestas innovadoras para el desarrollo de 2017 el proyecto presentado por la Fundación Mainel, la Universidad Politécnica de Valencia y el socio local FUNDAP, por el que se implantarán herramientas de creación y fabricación digital entre las comunidades artesanas en Quetzaltenango, Totonicapán, Quiché y Sololá.

La iniciativa persigue la utilización de la tecnología digital con el concepto de Fab Lab, para lo cual se adquirirán los equipos y licencias (impresora 3D, fresadora por CNC y cortadora de madera, grabadora láser y accesorios), se realizarán capacitaciones, y se ofrecerá asistencia técnica. El objetivo principal del proyecto es mejorar la calidad de vida de los artesanos y artesanas, ya que, al tecnificar ciertas partes del proceso, reducirán costes y tiempos de producción, y dispondrán de más tiempo para diversificar sus tareas, mejorar sus productos y desarrollar otros nuevos.

Desarrollo técnico y social

El Fab Lab estará disponible en su inicio para los integrantes de seis cooperativas artesanales, pero en una segunda fase se abrirá a todas las personas que necesiten hacer uso de sus instalaciones. Bajo este planteamiento, intentamos que estos grupos consigan mejorar no sólo los productos de sus artesanos, también mejorar los procesos y las capacidades de su comunidad a la hora de organizarse, desarrollar tecnología y dar soluciones a su comunidad, abriendo mayores posibilidades de crecimiento, empleo y emprendimiento.

El laboratorio, que llevará por nombre Fab Lab Nahualá, se instalará en la sede de la Cooperativa Integral de Producción Artesanal Nahualja R.L., pues es la única de las 6 que dispone de suficiente espacio físico para la implementación del laboratorio; además, está situada en un lugar céntrico y estratégico para que el resto de organizaciones se desplacen para realizar sus acciones de diseño y producción.

En el proyecto participarán activamente 237 personas artesanas, de las cuales el 47% son mujeres. Es de resaltar que una de las seis cooperativas seleccionadas para el proyecto está integrada exclusivamente por mujeres, lo cual demuestra que el sector de mujeres está logrando espacios de participación en actividades productivas y en la toma de decisiones para el desarrollo económico familiar.