Nicaragua / Proyectos

Mejora de la salud y la higiene en Santísima Cruz de Malacatoya

La Fundación Mainel apoya a la Asociación La Otra Orilla con la construcción de 3 letrinas para mejorar las condiciones de salubridad de 27 familias en Santísima Trinidad, Malacatoya (Nicaragua).

En el sector 1 de la comunidad de Santísima Trinidad viven 27 familias al borde del río Malacatoya, zona declarada como inhabitable.  Milagrosamente, en esa tierra arcillosa, que soporta lluvias torrenciales y estaciones secas, sobrevive la comunidad partida en dos orillas.

Las condiciones higiénicas y sanitarias en las que habitan están muy por debajo de las condiciones mínimas precisas. En la ribera oeste del río viven veintiuna familias de las cuales solo dos poseen letrinas, mientras que en la zona este, habitan seis familias y poseen únicamente una letrina. En total, son 133 las personas que comparten 3 letrinas, un número insuficiente que no alcanza para garantizar un adecuado saneamiento.

La tierra de la zona es de arcilla, un material que es deformable en época seca y en época lluviosa. Esto hace que cualquier construcción sea frágil y agrietable. La construcción de una letrina que pueda tener una duración media en el tiempo precisa del diseño técnico de un ingeniero, así como los materiales idóneos para evitar un derrumbamiento con el cambio de estación. Estos factores provocan un encarecimiento de las mismas.

Han existido otras letrinas construidas con ayuda externa, pero no han perdurado y han resultado un fracaso tanto para los habitantes de la zona como para los donantes de las mismas.

Por ello, la Fundación Mainel está apoyando a la asociación nicaragüense La Otra Orilla en la construcción e instalación de 3 letrinas,  imprescindibles para asegurar una mínima garantía de salubridad e higiene a la comunidad.

Para la sostenibilidad del proyecto, las familias se involucrarán ayudando en la excavación de las letrinas, aportando material del ría para construir las paredes de aislamiento, y participando en las charlas de educación para la salud y en las de coordinación para el mantenimiento y uso de la letrina.

Letrinas para la disminución de las enfermedades

Cuando la población no tiene acceso a letrinas y agua corriente, las moscas transportan las enfermedades de las heces a la comida, la materia fecal contamina también las manos, las jarras para el agua y los hogares de los habitantes. Esta falta de higiene es una de las causas subyacentes de la desnutrición. La falta de agua potable y defecación al aire libre es un problema común en estas áreas, que hace que las enfermedades se propaguen con rapidez.

Cuando los niños tienen diarrea, comen menos y tienen menos capacidad para absorber y utilizar los nutrientes de los alimentos que ingieren. A su vez, la desnutrición los hace más vulnerables a la diarrea, y el ciclo se repite.

Por eso la construcción de letrinas es tan importante, ya que una adecuada higiene y saneamiento es fundamental para la salud.